ÁGUILA REAL

Que apasionante es pintar con acuarelas a pesar de su dificultad. Cuando se llega a dominar esta técnica, te vuelves adicto. Yo disfruto muchísimo, cada vez que pinto una acuarela es una experiencia diferente e inolvidable, se vive ese momento de tensión en el que tienes que ir con cuidado y a la vez rápido, intentando dejar esa transparencia característica de la acuarela.  

Conozco a varios acuarelistas que son brillantes y con un gran nivel, pero ese nivel es ilimitado, porque nunca dejaremos de aprender. 



2 comentarios:

Nelly Nikitina dijo...

Sí, Beatriz, es un trabajo duro y gratificante! Ya sea que te guste! Al igual que el público! Admiro su trabajo! Y lo que la vista de un águila! Piercing! ¡Muy bien!

jose selma dijo...

hola Beatriz, me gusta mucho tu blog, estás hecha toda una artista, sigue asi que vas por muy buen camino un abrazo

MÁS SEGUIDORES