EL CARTEL Y SUS MOTIVOS



Por Beatriz Galiano


Sólo tiene verdadera vocación por algo quien no es capaz de vivir sin realizarla. Yo no sé vivir sin pintar, sin dibujar, sin esculpir…  Pero, además, cuando se trata de Raphael, se me hace imposible no expresar  cuánto le admiro, cómo le quiero. Y ante un acontecimiento como este, ser distinguido como hijo predilecto de Linares, mi gozo es irrefrenable, de rienda suelta por la alegría y la felicidad.

Fija la Academia Española la definición de predilecto en quien es “preferido por amor o afecto especial”. Es un buen núcleo de palabras para honrar una vez más a Raphael, un buen punto de partida para alguien que no ha conocido límites a su arte.

He pretendido pintar este día con color de historia, la historia con presente y con origen  -nunca llamarla pasado-  de Raphael. Es un planteamiento cartelístico, de anuncio, un grito contento de buena noticia, pero por supuesto no es un cartel oficial, sino emocional. Y desarrollo su composición eligiendo pocas imágenes, pero sentimentalmente muy densas. Son pocas, sin horror vacui, pero creo que las justas para no causar que se disperse en vaguedades un mensaje que pretendo rápido y directo al corazón de todos.

Destino a la zona superior izquierda del espectador, mi dibujo sobre los padres de Raphael, que le dieron la vida. Está inspirado en el viejo retrato del Libro de Familia. A la derecha, el hospital de los Marqueses de Linares, donde nace el niño Rafael Martos Sánchez en la habitación número 13 (toda una curiosidad que burla supersticiones, que nazca en la número 13 un ser con tanta estrella).

Y junto al hospital, la fecha se hace un sitio entre la torre y sus padres. Pero sobre todo, la fecha se hace un sitio  -¡y qué sitio!- en la historia del ARTE con mayúsculas: 5 de mayo de 1943… era miércoles para más señas.

Todo queda arriba como una franja antigua y lejana en una España difícil, la que se levantaba todas las mañanas con un “a ver qué pasa”. También los Martos se decían “a ver qué pasa”. Acabaron emigrando a Madrid, “a ver qué pasa”… Y pasó todo.

El Museo de Raphael en Linares ocupa el centro de mi distribución de elementos. Y Raphael ante su fachada, no queda anacrónico, sino eterno. No en los años 60, sino habitando en  siempre, el único espacio posible que le reservamos en lo más hondo de nuestras almas. Está cantando sobre un museo vivo, jamás inerte como tantos museos. Ese museo no es un lugar de conservaciones, sino una atmósfera de palpitaciones, donde se diría que hasta sus trajes continúan encerrando latidos de canciones, donde hasta la vestimenta del payaso aún guarda lacerante tanto llanto de trompeta.

Raphael canta. No podría haberlo dibujado de otra forma. No podría haberlo dejado sin su voz. ¿Lo entienden, me entienden? Esa voz universal sonó por primera vez en Linares, aunque sólo fuera en la primera sorpresa de luz de un recién nacido. Y extiende largamente su brazo como si fuera el de un descubridor, como si apuntara con el dedo hacia un nuevo mundo, como si señalara un  rumbo que, antes que él, nadie había tomado. Porque con su llegada a nuevas tierras, la música fue ya otra que hasta entonces, por continentes jamás conquistados por un artista español. Pareció que alguien, desde España, cantaba por primera vez con oleajes. Es el rumbo que inicia a los públicos para sentarse a escuchar a un cantante; es el rumbo para hacer que los bolos acaben llamándose recitales y conciertos, como en el bel canto; el mismo rumbo para vestir de etiqueta a la gente que va a verlo; el rumbo que hará subir la categoría de una profesión que no había alcanzado tanta dignidad como él le dio…

Por fin, abajo del todo y con todo sobre los caracteres, su nombre,  la efeméride, el acontecimiento en sí… Y Linares, su tierra convertida ya en tierra de todos, con letras reverdecidas, como traídas de varear cosechas de olivos de Jaén.

Querido amigo Raphael: después de este homenaje de los tuyos, de tu ciudad natal, ¿qué obsequio puedo yo hacerle a alguien como tú? Nada mejor hay que te pueda ofrecer que mis dibujos, mis emociones, mis cosas en palabras, todo aprendido en la lección de aquel niño que sólo poseía un viejo tambor. Felicidades.

Beatriz Galiano

RAPHAEL AGRADECIDO A BEATRIZ GALIANO
Si ya en otras ocasiones Raphael había refrendado con sus palabras las obras que sobre el artista había realizado la jovencísima pintora y escultora Beatriz Galiano, en esta ocasión las bendiciones del internacional cantante han llegado hasta el punto de difundir él mismo, desde sus cuentas personales, el cartel de Beatriz Galiano con carácter conmemorativo, anunciando la distinción que Raphael recibirá el próximo lunes día 14 en su tierra natal, distinguido unánimemente por el Excelentísimo Ayuntamiento, como Hijo Predilecto de Linares (Jaén, España). Entre el universal artista y Beatriz Galiano, ya no cabe duda de que la admiración y el afecto que se tienen es mutuo.
Pepe Fuertes.




_________________________________________________________________________________

Una constante en Raphael a lo largo de su carrera es su potente atractivo para los medios de comunicación. Esta imagen lo demuestra en la nutrida batería de fotógrafos y cámaras de televisión situados ante el atril desde el que Raphael, acompañado del alcalde Juan Fernández, contestó con agrado y enorme simpatía a todas las preguntas de los periodistas. Como anécdota personal entrañable, Beatriz Galiano -en primer término- asistió a la rueda de prensa acreditada como colaboradora gráfica del diario digital Sevillainfo. Para ella fue toda una experiencia fotografiar en esos momentos a su admirado amigo Raphael.
Pepe Fuertes.


Quise presentarle a mi mujer, Beatriz Galiano, a Natalia Figueroa, que se hallaba -discreta y con su proverbial categoría para saber estar- en el mismo lugar donde Raphael estaba siendo entrevistado en esos momentos por TVE y Canal Sur TV. Natalia estaba acompañada por Rosa Lagarrigue, toda una institución del más alto management internacional y máxima representante de Raphael para sus giras por todo el mundo. Natalia, Beatriz y Rosa se saludaron, para después posar juntas dejando un bonito recuerdo más de este día grande. A Beatriz le impresionó de Natalia “sentir desde lo más hondo de sus ojos azules, una mirada blanca”.
Pepe Fuertes.




Para Beatriz Galiano, que asistía a la rueda de prensa y demás medios como colaboradora gráfica de Sevillainfo, se produjo un momento especialmente bonito: fue mientras Raphael contestaba sentado en una mesa a la entrevista que ante sus micrófonos le realizaba la Cadena SER. En cuanto el artista internacional se percató de la presencia de su amiga Beatriz, no reprimió saludarla con la mano en aquel mismo instante y al tiempo que hablaba para los oyentes de la prestigiosa emisora. Beatriz, impresionada y feliz con semejante detalle, le devolvió de inmediato el mismo saludo.

Pepe Fuertes.



La escena fue un auténtico reencuentro entre Raphael y Beatriz Galiano. Después de muchos meses de gira mundial del artista, volvían a saludarse nada menos que en Linares y en un día tan especial, invitada junto a su marido, Pepe Fuertes, por el propio Raphael al acto de su nombramiento como Hijo Predilecto. La admiración mutua entre el cantante y quien lo esculpe y pinta se ha puesto muchas veces de manifiesto. Y es también patente, como en esta imagen, la alegría que les dio verse poco antes de entrar al Auditorio Municipal. Beatriz Galiano sólo tiene veintidós años y pertenece a las nuevas generaciones incorporadas a la admiración internacional por Raphael.
Pepe Fuertes.



El Pósito de Linares (edificio del XVIII) era un hervidero de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión que iban y venían por las estancias más próximas al Auditorio, en el que cientos de personas aguardaban entusiasmadas a la llegada de Raphael. En esos momentos previos, el artista se detuvo a saludar a su amiga Beatriz Galiano, la jovencísima pintora y escultora sevillana que tanto se ha prodigado en retratos del internacional cantante, a quien le llama la atención la capacidad de Beatriz para reflejar su mirada. La última obra de Galiano dedicada a Raphael ha sido precisamente el cartel anunciador del acto de proclamación de Hijo Predilecto de Linares, que el mismísimo cantante difundió a través de sus redes personales.
Pepe Fuertes.


Raphael y Beatriz Galiano se despiden al término de la rueda de prensa, a punto de comenzar el acto donde el artista internacional, en el Auditorio Municipal, sería proclamado Hijo Predilecto de Linares. Esa proximidad con Raphael es un sueño que ni siquiera se ha soñado, una realidad mágica que jamás estuvo en el horizonte de lo real. Pero la vida le está haciendo muchos regalos a una niña que los merecía. Y este de su amistad con el artista que más admira es, sin duda, un obsequio de incalculable valor para ella.

REDACCIÓN




________________________________________________________________________________

https://t.co/zYE02d25ze






















_________________________________________________________________________________











No hay comentarios:

MÁS SEGUIDORES