RAPHAEL DE PAYASO

La noción que hoy tenemos de capturar algo, fracasa estrepitosamente con Raphael. Hasta en un solo instante, Raphael es pura libertad de movimientos, inmensidad sin límites de la expresión humana. Cualquier segundo de Raphael, lleva su historia entera. Incluso quieto y detenido en una evocación como esta, vestido de payaso, Raphael es un sentimiento dinámico, vivo, absolutamente vivo. Esa asombrosa agilidad suya en la aparente parálisis de un retrato, es precisamente mi reto incansable y apasionante frente al artista más escénico de todos los tiempos. Y en la escena es dónde más me gusta “retratarlo” sin retratos. Ahí lo dejo, envuelto por un aroma de viejas tablas de antigua carpa de circo donde empezó el sueño… Ahí lo dejo, en el justo momento desde el que nunca quedará apresado, desde el que siempre se moverá eternamente.

Beatriz Galiano





Raphael es el infalible amigo de sus amigos. Ni en la vorágine de su vida artística, de aeropuerto en aeropuerto, de una ciudad a otra, tantas veces desde un punto geográfico al otro más opuesto del mundo, deja de mirar a quienes aprecia, y encuentra tiempo de donde sea para corresponder con el cariño que recibe: así lo ha hecho de inmediato con su amiga Beatriz Galiano, la jovencísima pintora y escultora que vuelve a recibir el agradecimiento del artista internacional por esta nueva obra dedicada a su querido y admirado Raphael.





ENLACE A LA PRESTIGIOSA WEB DE RAPHAEL SPACE CLUB (RUSIA)
https://www.instagram.com/beatrizgaliano_artista/
https://www.instagram.com/beatrizgaliano_artista/

No hay comentarios:

MÁS SEGUIDORES